TÍTULOS

Pablo Picasso | Más allá de la semejanza

picasso

La muestra reúne dibujos de la Colección del Musée national Picasso-Paris seleccionados con el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y se podrá visitar hasta el 28 de febrero del año próximo.

Se trata de una exposición trascendente para la historia de las exposiciones en la Argentina, al ser la primera muestra retrospectiva en el país dedicada a los dibujos de Picasso con 74 obras únicas: obras creadas por el artista entre 1897, a sus 16 años, y 1972, un año antes de su fallecimiento, que fueron atesoradas por Picasso en vida y que hoy pertenecen a la Colección del Musée national Picasso-Paris, el cual coorganiza la exhibición en el Moderno.

La exposición, que ha sido curada por Victoria Noorthoorn, Directora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires y, en calidad de Curadora Asociada, por Emilia Philippot, Curadora de pinturas (1895 – 1921) y de artes gráficas del museo francés, señala al dibujo como territorio fundamental para las investigaciones artísticas de Picasso. Organizada cronológicamente, ofrece un amplio pero preciso abanico de obras sutiles y únicas que juntas logran traducir la organicidad de la mirada cuestionadora del artista que cambió para siempre la historia del arte occidental. Destaca la multiplicidad y simultaneidad de las diversas investigaciones del artista y pone en evidencia a Picasso como artista experimental y eterno investigador.

Se incluyen aquí obras de todas las facetas y líneas de investigación de Picasso. Están allí las obras más realistas e intimistas de sus primeros años, incluida la época azul; sus investigaciones de 1906 a 1908 del llamado “cubismo primitivo”, durante el cual el artista se nutrió de una enorme cantidad de influencias tales como la escultura ibérica y la obra de avanzada de Ingres, Gauguin y Cézanne, entre otros; sus años de experimentación cubista junto a Georges Braque, incluidos los papiers collés; las investigaciones que lo llevaron a un surrealismo temprano; los dibujos relacionados con sus puestas en escena para el Ballet Ruso; los dibujos centrados en la línea “ingresca”, como parte de su proceso de “retorno al orden” e interés por la época grecorromana luego de la Gran Guerra; sus investigaciones surrealistas tal como se despliegan durante los años de auge del nazismo y el franquismo; los dibujos paródicos de la Segunda Guerra; sus estudios de maestros clásicos, especialmente Delacroix, y dibujos y retratos de sus últimos años.

La exposición pone en evidencia la monumental empresa de Picasso, dedicado al estudio del hombre y su lugar en el mundo.

Comentários en Facebook