TÍTULOS

Proximity Button, una solución IoT de bajo costo para prevenir extravíos de personas

tecnologia

La startup británica Proximity Care está ofreciendo una solución de bajo costo basado en laInternet de las Cosas (IoT) para el seguimiento de los movimientos de personas vulnerables y emisión de una alerta en caso de que éstas se alejen más de lo necesario de sus cuidadores.

El sistema, pensado principalmente para evitar que pacientes con demencia o niños se extravíen, requiere el uso interactivo de un teléfono inteligente, una aplicación y unwearable equipado con una baliza con tecnología Bluetooth Low Energy (BLE). Se prevé que su venta al público europeo y estadounidense comience en noviembre de 2016 y abril de 2017, respectivamente.

Tanto la app como el dispositivo fueron desarrollados con la ayuda de Mettle Studio LTD., una consultora de diseño industrial basada en Londres, a partir de un pedido de Natalie Price, fundadora de Proximity Care, quien buscaba una solución para las personas encargadas de cuidar a varios pacientes durante paseos y excursiones en pequeños grupos.

El sistema fue diseñado para hacer su uso lo más sencillo posible. Sólo requiere que el usuario descargue la aplicación gratuita en su smartphone iOS o Android, mientras que el wearable, conocido como Proximity Button, se enciende o apaga con sólo presionarlo.

Cuando se activa, el dispositivo transmite a través de su soporte de Bluetooth su número de identificación único a intervalos regulares, y el teléfono, cuando está dentro del alcance, recibe dicha transmisión. La aplicación tiene un algoritmo para controlar y analizar las intensidades de señal, y está diseñado para no tener en cuenta los cambios de señal normales cuando una persona que lleva el botón se mueve alrededor del teléfono.

Si la transmisión cesa por completo por un lapso de tiempo predeterminado, el software de gestión de aplicación detecta el problema, lo que hace que se active una alarma audible en el teléfono del cuidador, notificando que el paciente se está alejando más de lo debido del grupo.

De acuerdo con lo informado por Price, esta tecnología ya fue sometida a pruebas que permitieron verificar que no convenía colocar el sensor en una pulsera o un collar, ya que era muy fácil de quitar por el paciente. Por este motivo, se decidió diseñar el Proximity Button de modo que pudiera ser colocaro discretamente sobre la ropa del usuario a través de un imán.

El desarrollo del Proximity Button demostró ser un reto para sus diseñadores, debido al entorno en el que debe operar el dispositivo. Puesto que la unidad se lleva cerca del cuerpo de una persona, sus señales pueden ser interrumpidas por el propio organismo, en función de la posición y orientación del portador, y de que el teléfono reciba las transmisiones. 

Afortunadamente, los especialistas de Mettle superaron el problema mediante la programación del software para identificar mejor si la pérdida de señal es simplemente un evento temporal, o si realmente una persona se ha movido fuera del alcance del teléfono.

Dicho dispositivo se alimenta a través de una batería de tipo botón que puede durar meses (o mucho más si se apaga cuando no está en uso), y tiene la capacidad de transmitir su señal hasta una distancia máxima de 20 metros al aire libre.

Comentários en Facebook