TÍTULOS

El Traje De Baño Argentino Que Hace Furor En EE.UU.

Están las mujeres casi diminutas detrás de tanto anteojo y sombrero, y con caftanes de estampados grandes en color pastel (rosa y verde la combinación más típica) que sólo lucen sentadores aquí. Las toallas siempre a rayas; los bolsos con monograma. Los niños en versión miniatura de la versión “classy” conservadora de la ropa de los adultos. Mucho frisbee, poco fulbito playero; las páginas abiertas en la nota que hay que comentar de The New York Times. La única gran novedad es que una buena parte de los hombres, de un día para el otro, reemplazó sus trajes de baño a la rodilla de surf o los Vilebrequin franceses que eran la alternativa chic a media pierna por unos short… sorprendentemente muy cortos para la zona.

Uki Deane, un muchacho argentino de San Isidro, llegó con un camioncito lleno de ellos y se puso a venderlos en el jardín de la casa de su tía norteamericana. El efecto fue inmediato y, con el boca en boca, de pronto en la playa parecía que los tenía todo el mundo en este núcleo de gente influyente de Manhattan. La estrategia la está repitiendo por los puntos clave del verano en el norte del continente, aunque la base sea una fuerte presencia online. Y ya hay reclamos de las mujeres para que haga lo mismo con los bikinis del modelo que llevan las porteñas.

“Es que en los Estados Unidos están atascados en el pasado de la facha”, explica con deleite Deane, todavía sorprendido por la recepción que tuvieron sus trajes de baño.2247692h765

Comentários en Facebook